3 consejos para trabajar con el limón en tus bebidas

3 consejos para trabajar con el limón en tu bebida

El limón es un gran acompañante en la mesa. Y no se quedan atrás cuando se trata de poner el toque en la barra de un bar. Es por eso que, entre las múltiples habilidades que un bartender debe desarrollar en su carrera, una de las más importantes es la de saber trabajar con limón, pues existen algunos secretos que se guardan muy celosamente. A continuación, verás revelados algunos de ellos.

Busca lo mejor

Es importante aprender a seleccionar los mejores frutos para utilizar en la barra. Lo ideal es que la cáscara exterior se note densa, esté perfectamente bien hidratada y tenga un color brillante. Los limones con cáscaras finas, ásperas y opacas se encuentran al final de su vida útil, por lo que no se pueden preservar durante más de un día. Hay que recordar además que, debido a la edad, estos frutos suelen tener un sabor amargo que claramente contrasta con el de los más nuevos, que saben y huelen «frescos».

Aprende algunos cortes simples

Toma los frutos que luzcan perfectos para cortar y utilizar como guarnición, mientras que para obtener jugo fresco, deja los que estén en buen estado pero tengan pequeñas imperfecciones. Lávalos cuidadosamente con cepillo y jabón y déjalos secar. Recuerda trabajar tus cortes preferentemente con un cuchillo de filo liso sobre una tabla de madera. Esto te dará control para crear cuñas, que sonimuy adecuadas para usar en vasos altos (como los que se usan al servir vodka tonic) o para hacer rodajas, que puedes utilizar enteras o cortadas por la mitad en tragos bajos.

Haz tuyos un par de trucos

Los que se quieren divertir en grande pueden adueñarse de un par de trucos que harán que sus tragos se conviertan en un acontecimiento. Una opción es caramelizar las guarniciones con azúcar refinada y otra, muy vistosa y popular, consiste en obtener ralladura para aderezar las bebidas con los aceites naturales de la cáscara. Estas dos estrategias suman al sabor de los shots y hacen que luzcan mucho más apetecibles.

Recuerda que, cuando trabajes con ralladura de limón o naranja, es imprescindible usar un pelador bien afilado de punta redondeada que te ayude a hacer un corte limpio. Esto permite librar el albedo (la parte blanca) de la cáscara, pues su alto contenido de pectinas suele generar un intenso sabor amargo.

Imagen cortesía de https://mejorconsalud.com.Todos los derechos reservados.